lunes, 16 de junio de 2008

DESPERTARES




Amanecer con una sonrisa cálida,
con los sentidos aún desubicados,
con la pereza de desliarse de una fina sabana,
que roza, cubre
y acaricia la piel adormilada.

De reojo ver las primeras luces,
que se asoman, tímidamente por la ventana;
juego de sombras que estimula la imaginación.

Y me hundo en mi almohada,
que es la guardiana de mis sueños,
la que comparte mis secretos.
Me susurra al oído,
que el calor de un nuevo día me reclama.

Mas no quiero despertar.
Mi cabello se acomoda en su regazo,
mis caderas se enredan en mi cama.
Como en una guerra de besos,
me abandono a la lucha,
el sueño me va venciendo,
un conocido aroma invade el espacio,
olor a café recién hecho altera mis ganas,
sorbos de energía que me pone en marchar,
combustible necesario para esta maquinaria.

Una ducha que espabila más por dentro que por fuera;
gotas de agua cálida que se escurren por la espalda;
sensación de templada pureza que acomoda a la piel.

Romper este dulce momento,
despojar mi pereza agarrándome a la vida
como me agarro a mi sueños
al despertar en un nuevo día...

Elwimg

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lito dijo...
¡INTENSO!. Joer conchi que bonito y que bien explicado. Es super por encima de lo que yo hubiera compuesto.
un beso. lito

desvanecerse dijo...

Solamente los sorbos de la vida hacen que nos demos cuenta de lo importante que es.
Y si encima lo explicas así, no me queda otra que intentar darme cuenta.
Besotes

Zyklon dijo...

Aquí estoy, en tus despertares. Despertar es amanecer a las sensaciones de otro milagro más, del regalo de un nuevo día. Despertar es acercarse a una nueva esquina por doblar, aproximarse a lo que nos espera tras ella. No voy a porfiar con tus letras; simplemente me rindo a lo sueños de tu almohada.