lunes, 3 de noviembre de 2008

CONATO DE SONRISA


Imaginas su sonrisa
tranquila, serena,
apareciendo tímidamente
en la comisura de su boca,
exuberante seducción
tras una risa matizada de coquetería.
Y Tú...
que darías por un beso de su boca,
por rozar el borde de sus labios,
suaves, carnosos, delicados,
que darías por desatar sus deseos
en una noche de alas de plata,
desabrochar su pasión con mil caricias de nácar,
que darías por momentos de lujuria
donde la idea de unir dos cuerpos sea solamente una,
que darías por amar a la mujer

que tantas madrugadas es soñada en tu almohada,
que darías por volar entre sus brazos
y beberte sus ganas,
que darías por su cuerpo,
que darías por su alma...

Elwimg

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Somos testigos de la sed de tus palabras y somos embriagados del agua donde mana.
Besotes.
Desvanecerse.

Lestad dijo...

Cuando leo tus líneas, siento como mi alma lentamente se desvanece.
Cuando pienso en tu sonrisa, siento que mi cuerpo y mi mente, solo a ti, te pertenecen.
Cuento los minutos, para volver a ojear por la ventana, que solo tus ojos ofrecen.
Y espero algún día probar del néctar, que solo en tus labios florece.